¿Por qué sufro cambios de humor? Causas habituales y posibles enfermedades

¿Por qué sufro cambios de humor? Causas habituales y posibles enfermedades

Un repaso a las principales causas de los cambios de humor repentinos

Por: Tomás Santa Cecilia – Psicólogo.

Los cambios de humor forman parte de la existencia humana y, en la mayoría de los casos, no tienen por qué ser vistos con preocupación ni ser el síntoma de una enfermedad.

Sin embargo, también es cierto que dentro de este concepto pueden quedar englobadas tanto las experiencias del día a día de una persona sin problemas de salud metal que simplemente está un poco tensa por su trabajo, como las manifestaciones de un trastorno físico o psicológico.

Es por ello que lo óptimo es conocer, aunque sea por encima, las principales causas de los cambios de humor. Aunque el diagnóstico es realizado única y exclusivamente por los profesionales de la salud, conocerlas ayudará a reaccionar a tiempo en aquellos casos en los que el vaivén emocional sea más pronunciado o dé más problemas.

Así pues, veamos cuáles son las causas más habituales de los cambios de humor.

Posibles causas de los cambios de humor

Como adelantaba antes, el término “cambios de humor” es lo suficientemente amplio y abstracto como para dar nombre a una experiencia normal en determinadas circunstancias transitorias y más o menos frecuentes (por ejemplo, prepararse para un examen importante o estar muy cansado tras salir a correr) o bien a uno de los síntomas de una patología.

Es por eso que distinguiremos entre causas habituales y causas no habituales, que se corresponden más o menos con los desencadenantes asociados al estilo de vida, por un lado, y a una enfermedad, por el otro.

1. Causas habituales

Dentro de esta categoría encontramos situaciones en las que nuestro lado emocional se ve afectado por eventos específicos que tienen que ver con cómo interactuamos con el mundo y con los demás. Con una única excepción: el síndrome premenstrual, que a pesar de ser una causa biológica casi al 100%, es también relativamente frecuente (aunque por fortuna en la mayoría de los casos no da muchos problemas).

1.1. Falta de sueño

La falta de sueño nos vuelve más vulnerables a todo aquello que no esperamos, y también limita nuestra capacidad para centrar nuestra atención en lo que nosotros queramos. Esto hace que al sentirnos soñolientos nuestra mente esté más “dispersa” y nos cueste gestionar y canalizar las emociones.

1.2. Consumo de drogas

Dado que existe una amplia variedad de drogas, no sorprende que muchas de ellas afecten a la regulación de las emociones. A fin de cuentas, estas sustancias son por definición elementos que interfieren en el funcionamiento normal del cerebro gracias a su capacidad para cruzar la barrera hematoencefálica y para interactuar con las neuronas generando efectos psicoactivos.

1.3. Síndrome premenstrual

El síndrome premenstrual es el producto de un ligero desequilibrio en los niveles normales (estadísticamente) de hormonas del cuerpo de la mujer. En concreto, de la progesterona y de los estrógenos. Esta segregación “desigual” de hormonas afecta un poco al sistema nervioso y vuelve a la persona algo más proclive a experimentar las emociones de una manera más intensa, a veces sin saber qué las genera.

1.4. Acumulación de estrés

Sufrir desgaste por problemas de estrés hace que nuestro sistema nervioso esté más activo de lo normal durante un periodo relativamente largo, y esto hace que reaccionamos con más intensidad ante estímulos que en otras circunstancias apenas nos importarían.

2. Causas no habituales

Todas las causas de los cambios de humor que veremos a continuación tienen que ver con una patología. También cabe destacar que si bien algunas de estas enfermedades tienden a producir únicamente cambios de humor significativos pero no muy pronunciados ni bruscos, algunas sí generan altibajos emocionales muy pronunciados; en casos así se habla de labilidad emocional.

2.1. Depresión mayor

Evidentemente, los trastornos del estado de ánimo están estrechamente relacionados con los cambios de humor porque su sintomatología principal gira en torno a las emociones. Entre este grupo de enfermedades mentales cabe destacar la depresión mayor, una de las psicopatologías más frecuentes en el mundo occidental; una de sus características es la labilidad emocional orientada a las emociones vinculadas a la tristeza y la desesperanza, así como los ataques de llanto (aunque esto último no ocurre en todos los casos).

Es decir, la persona con depresión puede cambiar de humor con relativa rapidez pero sin llegar a experimentar emociones positivas asociadas a la alegría o al placer, tan solo puede pasar de sentirse relativamente mal a sentirse muy mal.

 El trastorno bipolar es otro trastorno del estado de ánimo; a diferencia de la depresión, aquí los cambios de humor sí pueden darse en todas las direcciones. Eso sí, aquí el estado de alta activación emocional tiende a durar semanas o meses.

2.3. Ciclotimia

La ciclotimia es una versión moderada del trastorno bipolar; también aquí se puede pasar de la tristeza a un estado similar a la euforia, pero una vez se ha entrado en uno de esos estados emocionales no se pasa al otro en cuestión de minutos u horas, sino de semanas.

2.4. Hipotiroidismo o hipertiroidismo

Entre las enfermedades de raíz médica más asociadas a los cambios de humor destacan las patologías que afectan a la glándula tiroides ubicada en el cuello de las personas. En todos los casos, este fenómeno va acompañado de otros síntomas físicos, como la fatiga, el debilitamiento de la piel y del pelo, el abultamiento del cuello, el aumento de peso corporal, etc.

2.5. Trastornos del Espectro Autista

Dentro de la gran variedad de alteraciones agrupadas en los Trastornos del Espectro Autista, algunas de ellas van de la mano de la tendencia a experimentar cambios de humor repentinos.

Ahora bien, estos no tienen por qué ser de raíz totalmente biológica (el modo en el que las personas del entorno de la persona reaccionan ante los síntomas del autismo influye mucho en esto). Además, en algunos casos lo que realmente ocurre es que la persona no ajusta su manera de expresar emociones a las normas y convenciones sociales, de modo que algunos de sus comportamientos pueden ser vistos como “inapropiados” simplemente porque no gozan de aceptación en una determinada cultura.

2.6. Trastorno Límite de la Personalidad

El Trastorno Límite de la Personalidad es un trastorno psicológico no demasiado frecuente que está asociado a los problemas para establecer relaciones sólidas y duraderas, y a la inestabilidad emocional sobre todo vinculada a la percepción de uno mismo y a la autoestima, así como a la valoración de los demás (amigos, familiares, posibles amantes, etc.).

Fuente:
Autor: Tomás Santa Cecilia
En: https://psicologiaymente.com/clinica/por-que-sufro-cambios-humor-causas