Actividades navideñas y año nuevo

Actividades en Navidad y Año Nuevo

Esta será una Navidad y un fin de año diferente, pero seguirá siendo muy especial, llena de amor y alegría con las personas que más queremos. Si bien es claro que después de tantos meses deseamos poder compartir con nuestros amigos y familias, debemos entender que el covid-19 aún no se ha ido, por lo cual hay que adaptar también estas celebraciones como hemos acoplado nuestros trabajos, la educación y otros aspectos de nuestra cotidianidad.

Para lo anterior, la tecnología puede ser una gran aliada, explicó Ana María Peñuela Poveda,  coordinadora del Grupo de Convivencia Social y Ciudadanía.

Igualmente, señaló, «la invitación es a celebrar en casa únicamente con el núcleo familiar con el que vive, esto debido a que reunirse con núcleos y amigos ajenos a la residencia, puede aumentar el riesgo de contagio. El mejor regalo navideño que podemos darnos este año, es el cuidado de nuestra salud para seguir compartiendo y celebrando la vida», dijo.

Es importante reconocer que estamos ante una nueva realidad, esto ayuda a fortalecer la mente y a adaptar nuestra cotidianidad, mientras el virus continúe circulando.

Para las festividades de fin de año es posible que tengamos grandes expectativas que debemos ajustar a la realidad que estamos viviendo, lo cual puede provocarnos malestar emocional. Aunque muchas cosas no saldrán como las habíamos planeado, podemos disfrutarlas de otra manera.

A pesar de las restricciones, esta realidad nos ofrece la oportunidad de ser creativos y  de simplificar actividades durante esta Navidad. Lo importante es enfocarnos en crear nuevas memorias y no en lo que pudo haber sido o lo que falta. Independientemente de lo que usted decida hacer, lo importante es ser proactivos y elegir decisiones saludables para usted y su familia.

Puede coordinar previamente con familiares o amigos para establecer conexión virtual o telefónica y realizar algunos rituales que generalmente realizaba o aprovechar para construir conjuntamente nuevas formas de celebrar, cada uno desde sus hogares. Por ejemplo, podrían establecer el mismo menú de cena y acordar la hora para compartir los alimentos.

También puede crear dinámicas virtuales, juegos, y hacer de estas un espacio para encontrarnos como familia –de manera remota- protegiendo a quienes queremos.

Si dentro de los rituales acostumbraban a intercambiar regalos, recuerde que pueden hacerlos. Los regalos pueden ser simbólicos y el intercambio puede ser virtual, acompañado de un ritual. Por ejemplo: destinar un espacio para enfocarse en las cosas positivas que les producen alegría y agradecimiento en relación con cada persona a la que se le entrega ese regalo simbólico. O de manera general: cada persona puede hacer una lista y compartirla antes de la cena.

Fuente: Ana María Peñuela Poveda, coordinadora del Grupo de Convivencia Social y Ciudadanía.Minsalud-  Bogotá D.C., 12 de diciembre de 2020. –